¿Cómo volver el ejercicio físico durante el postparto?

Ser mamá y mujer a partes iguales, al principio parece un imposible pero para nada es así. Cuando nació mi hijo, en 2014, me sentí más perdida que nunca en mi momento más feliz. Pronto encontré el camino, empecé a ver lo bello en lo imperfecto, en lo real. ¿Cómo lo hice? Pues supongo que serían las ganas del día a día, pero el ejercicio físico desde luego también hizo mucho.

Amigas, compañeras de trabajo y mujeres de mi familia empezaron a preguntarme cómo era capaz de ser madre y al mismo tiempo me cuidada, cómo había recuperado la figura tan pronto y cómo siempre estaba feliz y con tiempo para todo. Yo les respondía que trabajando, pero trabajando en mí misma. Porque en ese momento en el que aprendemos a querernos a nosotras, a respetarnos y a cuidarnos es cuando, en realidad, somos capaces de ser las mejores mamás  sin renunciar a esa chica que un buen día se quedó embarazada.

 Para mí el ejercicio físico es importante, sobre todo porque consigue algo que parece sencillo pero que es tremendamente complicado mantener cuando nos convertimos en mamás, y es alcanzar un equilibrio entre lo físico, lo mental y lo social. Y ya ni hablemos de la revolución de endorfinas que tanto nos ayuda a llegar al final del día con peques en casa. Como nota curiosa, las mamis que hacen deporte durante el embarazo y, tras dar a luz, al dar el pecho a sus hijos transmiten estas sensaciones lo que hace que el bebé esté más tranquilo y feliz. Pues así debe seguir durante todas las etapas, mamás felices, niños felices.

Es quizás por esto por lo que, aunque siempre me ha gustado el deporte, he conseguido alcanzar mi mejor estado físico y mental tras nacer mi hijo. ¿Tengo tiempo? No, como todas. ¿Puedo adaptarme? Debe ser una obligación. Siempre digo que no nos planteamos si vamos o no al trabajo, sencillamente sabemos que tenemos que ir. Pues con el gimnasio igual. Y encima allí te despejas, te cuidas por dentro y por fuera y consigues nuevas relaciones.

En mi caso, empecé a entrenar muy pronto tras dar a luz. Apenas mes y medio (claro está, mi parto fue natural y siempre hay que escuchar las recomendaciones de vuestro médico). Las imágenes que acompañan a este post pertenecen a esa etapa, a esos primeros entrenamientos. Desde entonces han pasado tres años y medio. Empecé con unos kilos de más y muchísima retención causada por la lactancia, ¿os ha pasado?

Los cambios físicos y emocionales durante el embarazo son muy fuertes, y especialmente notables tras dar a luz debido a la bajada brusca de hormonas. El deporte es una medicina natural que evitará caer en una depresión postparto, sentir tristeza, tener sentimientos negativos hacia tu nueva realidad o falta de líbido. Así, ¿cómo empiezo?

Mi recomendación es hacerlo poco a poco. No vamos a irnos a una clase de Body Combat a la semana siguiente de dar a la luz. Primero por la intensidad –tras el embarazo perdemos mucho tono muscular- y, sobre todo, ¡por el tiempo! Si tienes quien te cuide al bebé durante un ratito es perfecto empezar con clases de Pilates o stretching, y si no, hay alternativas muy interesantes.

Ejercicios para el postparto

Por ejemplo, caminatas rápidas durante un buen rato cada día, una vez que ya te sientas con fuerzas. ¡Además esto puedes hacerlo con tu bebé en su carrito, por lo que no hay excusas! Luego, hay multitud de rutinas que podemos practicar en casa, mi recomendación es comenzar a trabajar el suelo pélvico, que es la musculatura que más sufre tras el embarazo, por el peso de tantos meses, y lógicamente por el parto.

Y poco a poco, sin más, empezaremos a sentirnos dueñas de nuestra vida, a vernos más guapas y a estar más activas para la apasionante etapa que comenzamos. Lo mejor empieza ahora.

Fotos: @Bretodó

Look: Reebok

Publicado en Bulevar Sur

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑